Paso 4 de 7

La mañana de Shabat

Shabat Shalom: una mañana tranquila

Lo mejor de la mañana de Shabat es que, ya sea que te levantes demasiado tarde o demasiado temprano, no hay mucho que puedas hacer al respecto. No es necesario configurar una alarma. No hay feed de Facebook para hojear sin pensar. La mañana tiene un aire tranquilo. Aprovecha para apropiarte de esa tranquilidad matutina. 

Si eres un madrugador, puede que haya tiempo para leer ese libro que te ha estado mirando desde la mesita de noche durante la mayor parte del año o canalizar a tu niño interior y jugar con tus hijos.

Si no, es hora de vestirse y dirigirse a la sinagoga. Pero de cualquier manera, cada decisión que tome será la correcta, Shabat es realmente un día de paz y serenidad. Esta es la razón por la que escuchará a las personas que lo saludan en su camino con un calido "Shabat Shalom" que significa: "Que tengan un sábado de paz". Y puedes responder de la misma manera, deseando un Shabat Shalom a cambio.


No entre en pánico si no tiene una sinagoga a la que pueda ir a pie. Aproveche este tiempo para relajarse un poco más (se sorprenderá de la cantidad de relajación que puede hacer, dada la oportunidad), agradezca a Di-s por las cosas positivas en su vida, lea un extracto de la porción semanal de la Torá o sigue con tu libro.

Camino a la sinagoga: servicio de la mañana

Hay servicios especiales de Shabat en cada sinagoga. Por lo general, demoran de 2 a 3 horas y se llevan a cabo en hebreo, pero puede seguirlo en su sidur (libro de oraciones) en español. Los servicios incluyen una combinación de oraciones individuales, canciones y oraciones conjuntas.

En general, el código de vestimenta es formal. Los hombres con pantalones o traje y las mujeres con faldas o vestidos. Se recomienda vestimenta modesta para la sinagoga.

El servicio a veces incluye un programa para niños, donde cantan y aprenden junto a otros jóvenes de la comunidad. Muchas lugares también preparan un Kidush de media mañana, donde además de recitar la bendición sobre el vino, comen algo y se actualizan de las noticias de la semana.

¿No tenías pensado asistir a la sinagoga? Recuerda imprimir previamente una copia del Kidush de mediodía para poder recitarlo en su casa.

Asistir a un servicio es una excelente manera de pasar la mañana en familia y conectarse con la comunidad y con Di-s. Si la sinagoga no es una opción, ¡quedarse en casa y relajarse o caminar al parque puede ser igual de divertido!

“Fue nuestra primera vez observando Shabat y fue realmente mágico. Desde que descubrimos Shabbat Project, todo cambió… Compartimos comidas, nos conectamos con nuestros vecinos. Mi marido fue por primera vez a la sinagoga y se conectó con la comunidad y el rabino. Ahora asiste a la sinagoga cada semana, Shabat se convirtió en una parte importante de su vida. Cada dia estudiamos y nos gusta más.”
– מקסיקו סיטי

Va a depender dónde vivas, pero puedes encontrar a tu alrededor personas vestidas para Shabat, en una misión. Pequeñas niñas con moños en sus cabellos. Niños que se niegan a meter sus camisas dentro de los pantalones. O puede que te cruces en el camino con alguien que este celebrando Shabat también al que saludarás con un extraño y timido “Shabat Shalom”, como si fuesen cómplices de un secreto. De cualquier manera, el día de Shabat tiene un sonido particular. Un relajante día de paz. Shabat Shalom.