Paso 1 de 7

¿Cómo prepararse para Shabat?

Prepararse para Shabat implica ocuparse con anticipación de todo lo que podrías necesitar para disfrutar de una rica y sustanciosa experiencia de 25 horas, sin cocinar ni usar electrodomésticos. Aquí encontrarás nuestros probados tips para prepararte para Shabat de una manera fácil y placentera.

“Shabat no ocurre espontáneamente el viernes al anochecer. Podemos decir que comienza el sábado anterior, al caer la noche, cuando nos preparamos para volver a los 6 días laborables. Dejamos Shabat sabiendo que es nuestra responsabilidad ser creativos y significativos por los próximos 6 días como lo fue Di-s cuando creó el Cielo y la Tierra...”
– Joe Lieberman, ex senador de los Estados Unidos

Elige tu compañía para Shabat

¡Las comidas de Shabat se disfrutan mucho más cuando se comparten! Puede ser con tu familia, con viejos amigos o miembros de tu comunidad a los que quieras conocer más. El lunes o martes, empieza a pensar con quién te gustaría compartir la mesa de Shabat y llámalos o envíales un mensaje para invitarlos.

Otra opción es unirte a eventos de Shabat en tu barrio, en tu campus universitario o en el Jabad de tu ciudad.

Qué cocinar para tu cena de Shabat

Una ventaja de Shabat es que puedes estar seguro que el público estará sentado, casi cautivo, esperando a saborear alguna de tus comidas favoritas, así que no temas en ser creativo. ¿No sabes qué cocinar? Encuentra en este sitio algunas de nuestras recetas favoritas de diferentes partes del mundo. Desde un Gefilte Fish Ashkenazi hasta un Mafrum del Líbano, vas a poder saborear lo que judíos de diferentes nacionalidades, han cocinado por siglos.

¿Quieres menos creatividad y más velocidad? Mira estas opciones de recetas fáciles y rápidas para Shabat

Prepara tu lista de compras

Si estás preparando una gran comida para tu gente cercana y querida, seguramente tengas que darte una vuelta por el supermercado. Todo lo que necesitas para Shabat tiene que estar en la casa antes de que Shabat comience. Si algo no has conseguido, te arreglarás sin ello. Te sorprenderás de lo que puedes improvisar. Pero vamos a ayudarte a estar lo mejor estoqueado posible con nuestra lista de compras para Shabat.

¡A cocinar!

En Shabat preparamos tres comidas: la cena del viernes por la noche, el almuerzo de Shabat y la Seudat Shlishit (la tercera comida), en la tarde. Esta última generalmente es más simple y se compone de pan, productos para untar y ensaladas. Como no podemos cocinar en Shabat, nos aseguramos que todos los alimentos calientes estén cocidos con anticipación. Si vas a organizar una cena grande, algunas de las comidas del menú las puedes preparar los días previos y frizarlo. Si en cambio quieres que todo sea super fresco y eres rápido en la cocina, quizás quieras levantarte temprano el viernes por la mañana y cocinar todo ese mismo día.

La Reina Shabat

En el Leja Dodi, la canción que cantamos para recibir Shabat, nos referimos al Shabat como una novia y una reina. Esta idea se remonta al Talmud, cuando el Rabino Janina se envolvía con sus vestiduras especiales en la víspera de Shabat y decía: “Ven y saldremos a saludar a la Reina Shabat”. El Rabino Yannai, otro sabio, se vestía para la víspera de Shabat y luego decía: “Entra, oh novia. Entra, oh novia.”

El Midrash afirma que en la Creación, el día de Shabat llegó ante Di-s para quejarse: "Todos los días de la semana tienen un "compañero" (el domingo tiene al lunes, martes al miércoles y jueves al viernes). ¡Pero yo no tengo compañero!
A lo que Di-s le responde:

G-d replied:

“¡La Nación Judía será tu compañera!”
– (Berechit Rabba 11:8)

Prepara tu casa para Shabat

De la misma manera que vestimos nuestra mejor ropa para Shabat, también nos aseguramos que nuestros hogares estén listos para recibir a la Reina Shabat.* Es una gran excusa para limpiar todo, al menos una vez a la semana. Como no podemos trapear los pisos o escurrir agua de los paños en todo Shabat, lustramos para que todo quede reluciente antes de que Shabat llegue. No hay nada como la sensación refrescante de un hogar limpio y reluciente cuando encendemos nuestras velas y comienza realmente el momento de relax.

Tu también, ¡preparate para Shabat!

La comida está lista. El hogar está reluciente. Ahora es tiempo de que tu también te alistes. Bañarse, ducharse, afeitarse, peinarse y maquillarse, cada uno tiene su preparación antes que Shabat comience, porque nada de esto se puede hacer una vez que Shabat comenzó. Incluso si estás solo en tu casa, vístete con tu ropa más fina, ¡estás a punto de recibir a la Reina de la noche en tu casa! Ahora que ya estás vestido, listo e impecable, es hora de encender las velas…