Paso 7 de 7

Paso 7: Havdalá

““Di-s creó a los primeros seres humanos un viernes, el sexto día de la Creación. Creó al hombre y creó a la mujer. Adán y Eva cometieron su pecado en su primer día de existencia. Di-s los sentenció al exilio del Gan Eden, el paraíso. Pero les permitió quedarse por un día así podían disfrutan de Shabat en el Gan Eden. Cada semana, cuando experimentamos Shabat, experimentamos el paraíso.””
– Rab Lord Jonathan Sacks

Cuando tres estrellas se vuelven visibles a simple vista en el cielo sobre nosotros, sabemos que esta increíble experiencia ha llegado a su fin. ¿Cuándo fue la última vez que observaste las estrellas?

Shabat termina – shavua tov

Shabat en Jerusalem comienza week a las y termina a las

El servicio de la noche maariv ha terminado, los niños están cansados, la casa es un poco un balagan (un desorden). Mientras que gradualmente dejamos Shabat, Shabat nos va dejando gradualmente a nosotros. Nos reunimos todos juntos una vez más para la ceremonia de Havdalá.

Havdalá

Así como damos la bienvenida y traemos Shabat encendiendo velas, también lo hacemos cuando nos despedimos. En lugar de dos velas separadas una al lado de la otra, juntamos dos llamas o usamos una vela de muchas mechas.

““En el Gan Eden, cuando Shabat llegó a su fin, Adán y Eva encontraron oscuridad en el exilio por primera vez y se asustaron. Nuestros sabios nos enseñan que Di-s les mostró a Adán y Eva cómo hacer fuego y por lo tanto, cómo hacer luz. Les enseñó a iluminar un mundo oscuro. Es por eso que hacemos Havdalah con una vela. Traemos el paraíso que experimentamos en Shabat a la semana, extendiendo su luz. Esta luz nos muestra el camino a seguir y nos ayuda a iluminar un mundo oscuro y a veces peligroso. Cuando nos enfrentamos a tiempos oscuros, en un mundo oscuro, tenemos dos opciones: podemos maldecir la oscuridad o podemos traer luz a la oscuridad. La Havdalá nos permite hacer exactamente eso. La vela de Havdalah trae la luz de la paz, la alegría y la bendición al pueblo judío, y al mundo entero".”
– Rab Lord Jonathan Sacks

Si bien esta ceremonia está marcada con la tristeza de que Shabat se terminó, también denota la esperanza de una nueva semana en la que tendremos oportunidades para construir y crecer antes del próximo Shabat.

Hacemos Havdalá sobre una rebosante copa de vino (u otra bebida alcohólica o jugo de uva), especias y una vela con múltiples mechas.

Bendiciones para la Havdalá en Hebreo y Fonética

El Talmud enseña que cuando derramamos vino como si fuese agua, es señal de bendición. Somos generosos con el vino. Lo usamos generosamente. Lo hacemos para simbolizar la abundancia de bendiciones para la semana entrante.

Empezamos haciendo la bendición sobre el vino. Luego hacemos la bendición y olemos la preciosa fragancia de los besamim, o especies. Cuando Shabat nos deja, nuestras almas quedan con un vacío o agotamiendo de santidad. De acuerdo a la Kabalá, el sentido del olfato es el que más impacta en el alma. El aroma fragante de los besamim reconforta y calma el alma en la coyuntura más difícil de la semana. Hacemos la bendición y disfrutamos de la luz de la vela de Havdalá. Luego bendecimos a Di-s por distinguir entre Shabat y el resto de la semana, antes de beber de la copa.

Luego de la Havdalá, prendemos nuestros teléfonos. De repente, luces alrededor de la casa se encienden y se apagan. Trabajamos para limpiar y poner nuestra casa en orden. Todo vuelve a la normalidad, pero se siente distinto. Estamos exhaustos pero reanimados. Llenos de propósito y contenido.

Estamos expectantes de la semana pero anhelamos aún más el Shabat hacia el final de esta. Cuando nos reunamos a celebrar nuevamente.

Shabat es posible. Sigue estos pasos y descubrirás tu camino. Si es el Shabat de Shabbat Project, enriquece tu experiencia asistiendo a un evento de Shabat cerca de ti y celebremos este Shabat juntos. ¡Let’s Keep It Together!